Nos hallamos en un momento clave en nuestras vidas como individuos y como sociedad. Y es que la pandemia global es un hecho sin precedentes que nos está poniendo a prueba a todos. Y en el centro nos encontramos tu y yo, y por ende nuestros cuerpos, amenazados frontalmente por el virus.

Nuestro cuerpo es una máquina que carbura gracias a los alimentos que tomamos y a nuestra actividad diaria. Para combatir al nuevo enemigo invisible tendremos que emplear nuestra mejor artillería.

¿Qué pautas de alimentación y actividad física hay que en cuenta para potenciar tu sistema inmunológico y luchar contra el Coronavirus? Veamos qué podemos hacer.

🍲 La alimentación es nuestra gran aliada contra el COVID-19

Lo primero que debemos saber es que para combatir este y cualquier virus, hay que contar con un sistema inmunológico fuerte. La clave consiste en darle a nuestro cuerpo todo lo que necesita y evitar en lo posible aquello que lo puede debilitar.

Lo hemos dicho muchas veces y no nos cansamos de repetirlo: es imprescindible tener una alimentación equilibrada. Pero en la actualidad esta recomendación cobra más importancia que nunca.

Nuestra dieta debe mirar hacia dos objetivos claros: el mantenimiento y el fortalecimiento del sistema inmunológico. No es momento para hacer dietas hipocalóricas, ni llevar a tu cuerpo a un déficit. Asimismo, hay que evitar el exceso de azúcares simples, ya que debilitan nuestro sistema.

Con estas directrices, lo más aconsejable es una dieta normocalórica que aporte todos los nutrientes imprescindibles para conservar nuestra salud al 100%.

Las dietas normocalóricas están destinadas al mantenimiento del peso. Aquí las calorías ingeridas serán igual a las que tu cuerpo va a quemar y necesitar, con un reparto entre los macronutrientes lo más equilibrado posible.

La dieta mediterránea al rescate

Nuestra propia cultura gastronómica será la aliada en estos momentos de dificultad. En España tenemos la suerte de contar con la dieta mediterránea, variada y equilibrada, repleta de vitaminas y antioxidantes con frutas, verduras y hortalizas de todas clases.

  • Los cereales integrales y los hidratos de carbono complejos también jugarán un papel fundamental en nuestros platos
  • Lo mismo sucede con las legumbres en todas sus variedades
  • No hay que olvidarse de los lácteos en forma de quesos, yogures o leche
  • Las grasas son algo que no debemos tener en cuenta, omega 3, 6 y 9. El aceite de oliva y los frutos secos, además de los pescados, ricos en ella, podrán ayudarnos a completar nuestra dieta

Y en el apartado de cosas que no debes hacer, algo sumamente importante: evita los productos refinados y procesados. Debilitan el sistema inmunológico. ¡No cometas el fallo de «tirar piedras» contra tu organismo!

🍊🍋 Vitaminas contra el enemigo

Tenemos que prestar especial atención a las vitaminas. Son fundamentales y ahora, en época de confinamiento, todavía más. Queremos resaltar dos en concreto: la vitamina D y la C.

La vitamina D

Es fundamental introducir esta vitamina en nuestra dieta de una manera más constante. Ayuda al cuerpo a absorber el calcio (fundamental para los huesos) y se forma naturalmente con la exposición del sol. Es por ello que debemos tenerla muy presente, porque a causa de la cuarentena impuesta la exposición a los rayos solares es más escasa o casi nula.

Así pues, procura ingerir alimentos ricos en vitamina D. Aquí destaca el huevo (especialmente las yemas) por dos motivos:

  • Es uno de los alimentos más completos con los que podemos contar
  • Contiene un alto nivel de vitamina D

Otros alimentos ricos en vitamina D son el aceite de hígado de bacalao, pescado azul, marisco, hígado de pollo o tenera, lácteos, setas o aguacate, entre otros.

De todos modos, si tienes la posibilidad de salir a tu terraza o balcón para tomar algo de sol, házlo. En su defecto, arrremángate y saca los brazos al sol por la ventana (se dice que con solo 5 minutos al día ayudarás a que tu cuerpo mantenga la vitamina D que necesita). Si con ello consigues facilitar la absorción de vitamina D en tu organismo, bienvenida sea.

La vitamina C

Esta es otra sustancia orgánica que será de gran ayuda. La vitamina C aporta un gran poder antioxidante y ayuda a reforzar el sistema inmunológico. Y eso es justo lo que necesitamos porque:

  • Trabaja en la formación del colágeno y tejidos
  • Mejora la depresión estacional
  • Reduce el colesterol
  • Además puede aportar beneficios para la piel

Aunque muchos la asociemos a la naranja y el limón, lo cierto es que no son su fuente más rica. Por ejemplo también contienen una gran cantidad de vitamina C el pimiento rojo, brócoli, coliflor, coles de Bruselas, fresas, perejil, kiwis, patata y tomate, entre otros muchos.

Por supuesto que con esto no queremos decir que nuestra dieta deba basarse solo en estas vitaminas. Debes tener en cuenta también otras muchas. Pero insistimos en que es momento de comer de forma equilibrada, prestándole especial atención a nuestro cuerpo y, en particular, a su sistema inmunológico. Y aquí es donde estas vitaminas adquieren gran protagonismo.

💪 La actividad física y el descanso nos ayudarán en esta guerra

Es fundamental practicar ejercicio físico de forma regular. Varios estudios apuntan a que lo recomendable es realizar un mínimo de 30 minutos de actividad física al día, aunque si eres deportista podrías superar este tiempo sin ningún problema.

Sin embargo en lo que nos gustaría incidir es que hay que buscar un punto de equilibrio. No lleves tu cuerpo al agotamiento máximo, porque eso debilitará tu sistema sin necesidad.

Entrena con estos objetivo:

  • Mantenerte en forma
  • Movilizar tus articulaciones
  • Activar tu circulación

Puedes mover cargas, pero que no sean excesivas. Recuerda no «darle una paliza» a tu cuerpo, sino proporcionarle todo lo que necesita para mantenerse saludable.

Además hidrátate de forma adecuada… y duerme. Porque sin duda la mejor forma que tiene nuestro cuerpo de recuperarse es mientras dormimos. Un buen descanso fortalecerá tu sistema día tras día.

Recuerda: es momento de cuidarse y de fortalecer nuestras defensas. Comer de forma equilibrada y llevar una vida saludable es fundamental, hoy y siempre.

Linda Velásquez