Hoy damos comienzo a una actividad muy especial que llevaré a cabo en primera persona: el Reto 12 semanas Strong & Healthy.

¿Por qué ahora? Básicamente porque he podido experimentar en primera persona los desafíos de mi recién estrenada maternidad y lo difícil que puede resultar para cualquier madre (en este caso además primeriza) combinar las obligaciones que surgen de este hecho maravilloso con mantener una vida sana. Porque nosotras también tenemos que cuidarnos, y es algo que muchas olvidan por el vertiginoso ritmo de vida al que nos vemos abocadas.

Fue entonces cuando caí en la cuenta. ¿Qué mejor ocasión para poner en práctica un reto? Uno que demuestre que es posible sobrellevar con éxito un hecho que impacta de forma tan radical en nuestras vidas. Y no solo sobrellevarlo sino salir fortalecida física, nutricional y emocionalmente.

Por ello he decidido compartir con todos lo que hago semana a semana. Una forma de mostrar sin tapujos las acciones tomadas y los resultados que obtendré. ¿Muy ambicioso? Ya lo veremos…

Cómo dar comienzo al reto y qué saber antes de empezar

Todo comenzó cuando me di cuenta de que llevaba 9 meses dedicándome íntegramente al cuidado de mi pequeña Claudia. Entonces detecté que mi salud se resentía al no cuidarme como debería. Pero no dejaba de ser algo que todas la madres novatas (y no tan novatas) han tenido que pasar: dormir pocas horas, comer sólo cuando podía, no preocuparme de lo que me faltaba y lo que me sobraba en cuanto a lo nutricional, etc.

De manera que tomé la decisión de ponerme las pilas. Había que cambiar algo. Tenía que plantearme unos objetivos para salir adelante con éxito. Y estos además debían ser realistas.

📅 Definir un plazo

Lo primero que hay que hacer en este caso es marcarse una fecha. Porque está comprobado que si te planteas un plazo es mucho más probable que lo consigas, ya que tu mente se prepara para algo específico. No es como cuando te dices a ti mismo que tu objetivo es mejorar para el verano (los archiconocidos «buenos propósitos»). Si no marcas una fecha específica, con el tiempo te vas olvidando o restándole importancia, y a la postre aplazando tu meta.

De modo que el primer paso es ponerle fecha de vencimiento a tu reto personal. En mi caso han sido 12 semanas.

🗣️ Compartir tu propósito

Lo segundo que decidí fue compartirlo con todo el mundo (lo puedes seguir en este blog o de forma más continua en mi Instagram personal).

Y es que hacerlo público sirve de incentivo por partida doble. Por un lado me obliga a seguir adelante. Es más fácil desistir de un reto anónimo y que se limita a tus buenas intenciones que de algo que genera cierta expectación en tu entorno (pareja, amigos) o un seguimiento público.

Y por otro lado hacerlo también me sirve para poner en práctica y enseñar todo lo que sé y he aprendido a lo largo de mi formación y profesión como entrenadora personal.

Antes de nada me gustaría hacer un apunte. Es muy importante que sepas que no soy nutricionista ni dietista. De modo que todo lo que comparta solo es producto de mis años de experiencia. Para este tipo de objetivos siempre será recomendable contar también con un nutricionista, al igual que con un entrenador personal o alguien que te asesore respecto al ejercicio físico.

⚖️Analizar tu estado general y actuar en consecuencia

Como es lógico, el objetivo final debe ser realista. Y para ello debemos conocer nuestro estado de forma. Déjate de remilgos y súbete a la báscula. Yo actualmente peso 72,4 kg, mido 1,74cm y cuento con un 28,4% de grasa corporal junto con un 39% de masa muscular. No ha sido tan difícil, ¿verdad?

Mi objetivo principal es cambiar y mejorar estos porcentajes. Pero ojo, sin fijarme mucho en el peso. Porque aunque no lo creas el peso no es lo más importante. La clave está en tu composición corporal.

Por supuesto que al final bajaré algo de peso. Es lógico. Pero lo que no quiero es bajar, por ejemplo, 10 kg si al final mi composición es la misma.

Así pues, lo que tengo que conseguir es reducir mi porcentaje de grasa y subir mi masa muscular. ¿Pero cómo? La respuesta es muy fácil:

  • Haciendo un déficit calórico saludable.
  • Realizando un entrenamiento muscular que preserve mi masa muscular (e incluso que la pueda mejorar).

💪 Definir acciones que me ayudarán a ser más Strong & Healthy

Ahora bien, es cierto que al tener un déficit calórico resulta muy difícil subir la masa muscular. Además, no hay que olvidar un hecho importante: a partir de los 30 años vamos perdiendo masa muscular sin apenas darnos cuenta y cada vez más. Por lo que, siendo fiel a mi premisa -ser realista- por ahora lo que me propongo es mantener la masa y fortalecerla un poco.

De modo que para lograr mis objetivos he planteado tres grupos de acciones para este reto:

  1. Alimentación saludable y en déficit calórico.
  2. Entrenamientos específicos para hipertrofia y quema de calorías.
  3. Descansar y dormir lo suficiente (parece una obviedad pero tendremos que hacer por ello).

Y con estos tres puntos definidos tenemos todo para empezar con buen pié. La próxima semana seguiré informando 😉 Si estás suscrito a nuestra newsletter recibirás puntualmente las novedades sobre el reto. Y si todavía no los estás, es la oportunidad perfecta de unirte a la familia FuturWellness.

Linda Velásquez

Suscríbete a nuestra newsletter